Enseña a tu perro a saludar sin saltar

​Hoy hablaremos de un problema muy común en los perros...SALTARNOS ENCIMA cuando llegamos a casa, o cuando vienen visitas. El perro se pone contento de verte, 
y quiere que tú también estés así por él. Si queremos evitar que el perro nos salte encima, tenemos que hacerle entender que cuando nos salta, no le damos la atención
que anda buscando. Muchos propietarios de perros, optan por regañar al perro, empujarlo... pensando que así llegarán a solucionar el problema, pero no se dan cuenta que sólo
empeoran la situación, porque el perro entiende esos empujones y regaños como atención! Es una atención negativa, pero el perro prefiere recibir atención negativa que no recibir nada.

Hay dos formas principales de enseñarle  a tu perro a dejar de brincar y saludar calmadamente. Lo que necesitamos es tiempo y paciencia, es más fácil educar un perro joven, puede ser
​cuestión de un par de días. Con los perros mayores, ​ó en casos extremos puede tardar semanas o incluso meses. Es ideal que comiences un fin de semana,  o cuando tengas tiempo 
para dedicarle a este entrenamiento, ya que vamos a necesitar que puedas salir y entrar varias veces a casa, para provocar en tu perro ​la reacción de saltar a saludar.

Por tanto, para solucionar este problema, necesitamos recurrir a la psicología canina y ponernos en el lugar del perro.Si lo que el perro busca es atención, únicamente se la daremos
cuando este con sus 4 patas en el suelo.Para hacer esto, cuando lleguemos a casa, si nuestro perro nos salta encima, nos quedaremos quietos sin movernos dándole la espalda y sin mirarlo.
Una vez el perro se calme, le daremos la atención que requiera (nunca excediéndose, ya que esto lo excitaría de nuevo.

​Poco a poco con el tiempo entenderá que no debe saltarnos encima, esta técnica funciona muy bien con perros jóvenes, si en tu caso el problema del salto ya está muy marcado,
​te recomendamos elegir una habitación en casa donde pueda estar tu perro hasta que se calme, si cuando llegas a casa no cesan los brincos y la excitación, apenas entres por la puerta,
dirígite a esa habitación ignorándo por completo a tu perro, deja que te siga...entonces entra a la habitación y luego sal tú solo, deja tu perro adentro, déjalo varios minutos, hasta que
​se calme por completo...en ese momento si puedes saludarlo, con un par de caricias en el lomo, sin hacerle fiesta.

Si el problema de los saltos de tu perro, se dan hacia los invitados que llegan a casa, justo después de que escuchan el timbre, entonces puedes utilizar estos recursos:


1. Con correa

​La única forma de tener realmente control sobre tu perro es tenerlo con correa.
 La mejor manera es poner a tu perro con correa, controlarlo y evitar que salte sobre los invitados.
Si a tu perro no se le permite nunca  saltar sobre sus invitados, dejará de intentarlo.
 Es indispensable usar una correa, al menos al principio, mientras enseñas y  fijas la conducta deseada. ​


2. Comportamientos Incompatibles


​Imagínate esto, si mi perro está acostado a mis pies,  ¡no puede estar saltando sobre mis invitados! Si mi perro está acostado, no puede saltar en absoluto.
Si mi perro está sentado con éxito y permanece sentado, tampoco puede saltar sobre mis invitados. Digo "con éxito" y "permanece sentado" porque es muy fácil para un perro pasar de sentado a saltar o de pie. Elegir el comportamiento  incompatible correcto ayuda a condicionar a tu perro a reaccionar ante los invitados.

Entonces cuando tenemos invitados en casa..


Entonces, cuando la gente viene a casa, podemos tener una correa colgada cerca de la puerta. 
Luego, con mi perro con una correa corta sentado a mi lado 
izquierdo, abro la puerta e invito a la gente a entrar. Si él salta, les digo a mis invitados que retrocedan hasta que pueda calmarse. El truco consiste en no dejar a mi perro lo suficientemente cerca como para desarrollar el comportamiento de saltar. Una vez que ha dejado de intentar saltar, volvemos a saludarnos.
Si él saluda con una actitud calmada y tranquila, SE RECOMPENSA CON SUS GOLOSINAS FAVORITAS ó juguetes, auqnue lo ideal es que unas caricias sean suficiente recompensa para él.

Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close